martes, 18 de julio de 2017

nueva caratula del libro SOY ADOLESCENTE Y NO SE QUE CAMINO SEGUIR

Esta bella obra dirigida a adolescentes se ha actualizado con una caratula mas llamativa.Se puede adquirir en todas las librerias SAN PABLO Y PAULINAS de Colombia y LATINOAMERICA O en la web
www.sanpablo.com.co

jueves, 13 de julio de 2017

NO TRAGAR ENTERO

TALLER Nº 21


TEMA:
“No tragar entero”

OBJETIVOS:
-           Plantear la necesidad de verificar las fuentes de información para formarse una idea objetiva de los hechos.
-           Despertar una actitud de análisis crítico de los conocimientos.
-           Resaltar que la confrontación, la verificación y el análisis de los hechos son condiciones necesarias para la formación de un pensamiento libre, autónomo y profundo.
 

DESCRIPCIÓN:
Se trata de la lectura de una historia que muestra la espectacularidad de un asunto que a la postre resultó falso. Muestra la tendencia general de creer en afirmaciones y argumentaciones basadas en datos que no se han verificado suficientemente.

PROCEDIMIENTO:
1.        Entregar a cada participante el texto “El dientecillo de Oro”.
2.        Una vez leído, cada persona responderá y desarrollará el siguiente ejercicio, según se indique:
  a.   Elabora una síntesis.
  b.  Narra secuencialmente las acciones de cada uno de los actores involucrados en la historia.
  c.    Elabora un título para la historia.
3.       Discutir:
a.        ¿Cómo calificaría a cada actor de la historia?
b.       ¿Creen que en nuestra cotidianidad, esta situación se presente? Narren un caso similar.
c.        ¿Creen qué la prensa en algún momento teja historias con las mismas características de las aquí relatadas?
d.       ¿”Tragan entero” todo lo que la televisión y la radio les comunican? ¿Por qué?
e.        ¿Qué bases tendrían para dudar de las informaciones de la prensa?
4.        Analizar las siguientes frases:
  “Lo que me convence de nuestra ignorancia no es tanto las cosas que son y cuya razón se nos escapa, cuanto las cosas que no son, pero de las que encontramos razón”.
“Esto significa no sólo que no poseemos los principios que nos puedan conducir a la verdad, sino que tenemos otros que se adaptan perfectamente a lo que no es verdad”
5.        Elabora cinco conclusiones.

                                                “EL DIENTECILLO DE ORO”                                               
EN 1953, se extiende el rumor de que un niño de Silesia, de siete años, que había perdido los dientes de leche, le había nacido uno de oro, en el sitio de una de las muelas. Horstius, profesor de Medicina en la Universidad de Helmstad, escribió en 1595, la historia de este diente y sostuvo que en parte era natural y en parte milagroso, y que había sido enviado por Dios a este niño para consolar a los cristianos afligidos por los turcos. Imaginan el consuelo y la relación que este diente pudo tener para los cristianos y los turcos. El mismo año, y para que este diente de oro no careciese de historiadores, Rullandus escribió también su historia. Dos años más tarde, otro sabio, Ingolsteterus, atacó las ideas que Rullandus elaboró inmediatamente una hermosa y docta réplica. Otro gran hombre, llamado Libavius, reúne todo los que sobre el diente se había dicho, añadiendo sus ideas personales. Lo único que faltaba a tan hermosas obras es que el diente de oro hubiese sido una realidad auténtica. Pero cuando lo examinó un orfebre, resultó que se trataba de una delgada lámina de oro aplicada con gran habilidad sobre el diente; pero se había comenzado por escribir libros antes de consultar al orfebre.
Nada es más corriente, sin embargo, que hacer lo propio en otros aspectos de la vida. Lo que me convence de nuestra ignorancia no son tanto las cosas y cuya razón se nos escapa, cuanto las cosas que no son pero de las que encontramos la razón. Esto significa no sólo que no poseamos los principios que nos puedan conducir a la verdad, sino que tenemos otros que se adaptan perfectamente a lo que no es verdad.      
Fontanelle, Histoire des Oracles 

PISTAS PARA LA REFLEXIÓN:
Esta pintoresca historia, caricaturiza la actitud de muchos de nosotros frente a “informaciones” tendenciosas de algunos medios irresponsables. Es preciso tener una actitud crítica que mire más allá de la mera “Noticia” y lleve a preguntarse:
-        “¿Quién lo afirma?”
-        “¿Por qué lo afirma?”
-        “¿Qué intereses están detrás de esa información?”
-        “¿Qué bases reales tiene para sustentar lo dicho?”

Tener un pensamiento claro, objetivo y autónomo, significa no creer a  primera vista en las afirmaciones basadas en la imagen sugestiva de quien lo diga, por ejemplo:

-        “La reencarnación existe porque lo dice el Dr. Fulano de Tal”.
-        “El horóscopo es verdad porque aparece en todos los periódicos”.
-        “Esa adivina dice la verdad porque la han consultado hasta presidentes de la republica”.

No hay que confundir credulidad e ingenuidad con fe. Se puede tener fe con gran convicción, y sin embargo no ser crédulo. Pululan las apariciones de “vírgenes” y “Jesucristo”.

Hace poco, en la Costa Atlántica se creó la idea de la aparición del rostro de Jesús en un buñuelo. Hubo romerías de personas que visitaban al “señor del buñuelo”. No hay que dejarse arrastrar así tan rápido. ¿Será que nuestro Señor Jesucristo, Dios y hombre verdadero, va a necesitar revelarse a los seres humanos en un buñuelo, pared o roca? Y si a él en su infinita inteligencia y poder, se le ocurriese esa idea, ¿qué fin tendría? ¿Los únicos que se benefician con la dichosa aparición son los dueños del buñuelo, pared, o roca, que cobran por la entrada, las velas y favores que van a dar los supuestos “crédulos”?  

Dejemos entonces la “credulidad” y pasemos a la “fe”, que es compromiso, es interiorización, es trascendencia de lo meramente espectacular y llamativo a lo sencillo y simple de realidad del misterio de Dios.

Jesús no necesita de actos de show, tampoco la Virgen; la cotidianidad, el silencio, y la simplicidad son los escenarios perfectos en los que ellos dan a conocer su esencia.  





CONCIENCIA DE LA VIDA

TALLER Nº 19


TEMA:
“Conciencia de la vida”

OBJETIVOS:
-           Invitar a reflexionar sobre las diversas maneras de ver la vida.
-           Valorar el dolor como compañero del diario vivir.
-           Proyectarse al futuro, sin perder el aprecio por las pequeñas cosas.
-           Vivir plenamente sin perder la proyección futura. 


DESCRIPCIÓN:
Se trata de la lectura analítica y comparativa de dos textos opuestos sobre la vida. Las dos lecturas plantean elementos interesantes e importantes y caracterizan los pensamientos occidental y oriental que sobre la existencia contemplamos.

PROCEDIMIENTO:
1.        Entregar a cada participante dos textos.
2.        Una vez leídos, cada persona responderá y desarrollará el siguiente ejercicio, según se indique:
  a.   ¿Cómo te sentiste al leer los textos?
  b.    ¿Con qué concepto de la VIDA o de vivir te identificaste más? ¿Por qué?
c.  ¿Cómo define la vida cada uno de los textos?
d. Escribe cinco semejanzas y cinco diferencias entre las dos lecturas.
3.     Escribe cinco conclusiones que te deja este ejercicio.

TEXTO Nº 1
Cuando tome solitario el camino hacia
Dios y que cierre el calendario que él
Me dio, he de hacerle el inventario de
Mi vida por aquí; le diré que es
necesario, que viví; que nací de carne y
Hueso como todos los demás, que viví
Cada segundo y algo más, que viví
Gracias  a eso que la vida me ofreció
porque el hombre, el más bueno y el
peor, por el hecho de nacer ya es
pecador.

Sin ser menos optimista que la media
general le diré en mi entrevista al
tribunal que yo he sido un beodo y un
santo nunca fui y aunque sea egoísta
viví.

Que viví y no pedía más que un poco de
amistad, que viví sólo por la felicidad,
que viví sin beatería y eso
temo más, aunque sé, Dios sabrá perdonar
cómo manda a los hombre observar.

Sin mis cartas, credenciales fuesen poco
para él, o si son superficiales, le diré
que entre todos los mortales yo he
Sido el más feliz y no temo confesarle
Que viví.

Que viví a toda vela cada día nuevo amor,
Que viví de las mujeres lo mejor,
Que viví en nombre de ellas y he
Llevado siempre en mí la mejor pasión,
Ardiente y frenesí, sin haber vivido
Mucho he de decir que ¡viví feliz! 
(CHARLES AZNAVOUR)  

TEXTO Nº 2
“Le dije a mi corazón: ¡adelante! ¡Te voy a dar placer, disfruta del bienestar! Pero vi que también esto es vanidad. A la risa le llamé: locura; y del placer dije: ¿Para qué vale? Traté de estimular mi cuerpo con el vino, mientras guardaba mi corazón en la sabiduría, y entregarme a la necedad hasta ver en qué consistía la felicidad de los humanos, lo que hacen bajo el cielo durante los contados días de su vida. Emprendí mis grandes obras: Me construí palacios, me planté viñas, me hice huertos y jardines, y los planté de toda clase de árboles frutales.
Me construí albercas, con aguas para regar la frondosa plantación. Tuve siervos y esclavas: Poseí servidumbre, así como ganados, vacas y ovejas, en mayor cantidad que ninguno de los reyes que estuvieron antes que yo en Jerusalén.
Atesoré también plata y oro, impuestos de reyes y de provincias, contraté músicos y toda clase de lujos humanos, chefs y banqueteros. Seguí engrandeciéndome más que los que estuvieron antes que yo en Jerusalén y se mantenía mi sabiduría.
No le negué nada a mis ojos ni a mi corazón. Porque así mi corazón se reponía de todas las tristezas.
Me puse a pensar en todo lo que había hecho, y todo mi afán, y vi que todo esto es vanidad y atrapar vientos con las manos, y que no se saca ningún provecho bajo el sol. Pensé en la sabiduría, en la locura y la necedad. ¿Qué vendrá a hacer aquel que me reemplace: si no lo mismo que los otros han hecho? Me di cuenta que la sabiduría está lejos de la necedad como la luz de la oscuridad, quien es sabio mantiene sus ojos abiertos, en cambio el necio es como un ciego, sin embargo sé que ambos corren la misma suerte.
Pensé entonces: “¿si la misma suerte del necio será la mía, de qué vale entonces mi sabiduría?” Y pensé que hasta eso mismo es vanidad.
Nadie se acuerda ni del necio, ni del sabio. Al correr el tiempo todos son olvidados, pues el sabio muere igual que el necio.
He destetado la vida, porque me repugna todo lo se hace bajo el sol, pues todo es vanidad y querer atrapar vientos con las manos.
Detesté todos mis afanes bajo el sol, que yo dejo a mi sucesor.
¿Quién sabe si será sabio o necio? Él se apoderará de todo lo que he trabajado, y lo que realicé con fatiga y sabiduría bajo el sol, también esto es vanidad. Me desanimé al pensar en todos mis afanes bajo el sol, ¿y pensé que un hombre que se esforzó usando su sabiduría, conocimientos y destrezas, le deja todo el resultado a otro que no hizo nada? También es vanidad y mal grave.
¿Qué le queda a aquel hombre de todo su trabajo y esfuerzo bajo el sol? Porque todos su día son dolor, y su oficio penar y ni aún de noche su corazón descansa. También eso es vanidad.
Eclesiastés 2, 1-23 

PISTAS PARA LA REFLEXIÓN:
Cuando éramos niños, nuestros mayores tal vez nos dijeron: “Oye, chico, no sabes lo que es la vida”, Y se quedó entonces la preguntas: ¿Qué es la vida? ¿Quién me dirá lo que es ella es? ¿Será acaso preocuparme sólo por el momento presente y decir: “Vida hay sólo una y hay que gozarla” O tal vez: “¿Sólo vivir para lograr metas sin darse espacios?”
He aquí el gran dilema, cómo encontrar la fórmula para lograr el equilibrio entre dos posturas dicotómicas.
Vivir la inmediatez, aquí y ahora, olvidándose de la meta futurista nos impide una proyección y una programación de la vida que permita formular un proyecto serio.
Vivir ahora tiene sus ventajas: disfrutar lo cotidiano y la simplicidad de las pequeñas cosas como lo hacen los niños. ¿Y dónde queda la responsabilidad futura con los hijos, con la sociedad y la comunidad?
Si vivimos sólo proyectados en el futuro, nos perderemos la vida que va pasando segundo a segundo, minuto a minuto. Sí sólo nos preocupa el ahorro para un mañana mejor, llegará el momento en que ya no habrá ganas ni energía para disfrutar eso que atesoramos con tanto afán, se pasará l juventud, los bríos, el ánimo; ambas posiciones (futuro y ahora) deben ser equilibradas racionalmente.    


   







viernes, 30 de junio de 2017

DESORIENTACION PROFESIONAL

TALLER Nº 24


TEMA:
“DESORIENTACION PROFESIONAL

OBJETIVOS:
-              Invitar a la reflexión sobre la dificultad de definir a una persona desde fuera de ella misma a través de pruebas aparentemente objetivas.
-              Reflexionar sobre los modelos teóricos en psicología que pretenden bajo la supuesta cientificidad vender  soluciones para la toma de decisiones en cuanto a lo profesional.
-              Invitar a reflexionar sobre la importancia de conocerse a sí mismo y realizar un trabajo continuo de auto exploración y evaluación frente a decisiones futuras o de elección de carrera(especialmente en adolescentes)
-              Plantear de una forma respetuosa con los profesionales de la psicología, que aunque los test de orientación profesional tienen su utilidad, ellos no  son absolutos y que solo la misma persona sabe en realidad lo que quiere y podrá auto definirse si realiza un buen proceso de discernimiento y auto análisis. Lógico que el acompañamiento del director espiritual ,psicólogo o asesor es muy importante,.

DESCRIPCIÓN:
A través de la lectura del texto “¿QUE VAS A SER CUANDO GRANDE?” de DANIEL SAMPER PIZANO, generar un espacio lúdico reflexivo en torno a la profundidad de  la persona humana y la dificultad de emitir un juicio sobre ella basado en materiales estadísticamente diseñados que se aplican sin contar con ella misma

PROCEDIMIENTO:
1.                 Entregar a cada participante el texto: “¿QUE VAS A SER CUANDO GRANDE?”.
2.                 Una vez leído, cada persona responderá y desarrollará el ejercicio, según se indique:
a.     ¿Desde esta lectura describa el método y los procedimientos de los psicólogos que realizan las pruebas de orientación profesional?
b.     ¿Cómo quedan retratados los psicólogos allí?
c.      Desde esta lectura formule un juicio acerca de los test de orientación profesional
d.     Según su concepto, ¿cuál es la causa para los yerros en los reportes a los que llegaron los psicólogos de la lectura, ¿los test?, ¿el método?, ¿la actitud del psicólogo?, ¿el marco teórico que usó como referencia?,  ¿o la actitud de la chica que  se evaluó?
e.      Califique el método y el procedimiento de cada psicólogo que realizó la prueba en la  lectura referenciada.
3.        Responder individualmente:
a. ¿Qué opinión te merece un programa de orientación profesional?
  b. ¿Desde esta lectura se podría decir que los programas de orientación profesional son inútiles?, si o no, justifica tu respuesta.
4.        Conclusiones.

¿QUE VAS A SER CUANDO GRANDE?

Juanita, que termina el bachillerato dentro de seis meses, no está muy segura de que estudios seguir, así que resolví enviarla a algunos expertos en orientación profesional.
Volvió verdaderamente desilusionada y confundida de su primera cita.
-La psicóloga- me explicó sacó una serie de cartones. Había fotografías de sillas, de casas, de aviones, de animales. Empezó a mostrármelos uno por uno con cara de circunstancias.
Empezó a mostrárselos a juanita con cara de circunstancias y le pregunto a juanita que veía. Le enseño primero un sofá.
-Veo un sofá - contestó Juanita, que siempre ha tenido una enorme seguridad en sí misma, como de alero argentino.
La psicóloga hizo una mueca de desagrado. Luego le mostró la fotografía de un tetero. Juanita vio un tetero.
La psicóloga hizo una mueca de contrariedad. Vino un gato dentro de una canasta. Juanita vio el gato y vio la canasta. El uno dentro de la otra. La psicóloga meneo la cabeza. Un árbol. Con flores. Juanita vio un árbol florido. Rictus. El proceso se surtió durante diez o doce cartones más. Cuando la psicóloga exhibió un enano en un columpio y Juanita dijo “enano columpiándose”, la doctora dejo caer el resto de los cartones, evidentemente defraudada. Dos días más tarde me llego el reporte: ”le falta imaginación. Debe evitar  carreras relacionadas con artes y letras. Podría ser una buena química o, en el peor de los casos, estudiar computación”
La consolé, le elogie su último poema y la mande a donde un psicólogo que se había graduado en Harvard. Tuvieron una breve entrevista y, luego lo que se temía Juanita: Cartones. Pero ya mi niña, que es muy avispada, estaba resuelta a no caer por segunda vez. El doctor mostró un perro y Juanita dijo “máquina de escribir”, mostró una cocada y Juanita exclamó “abuelita tejiendo”, mostró un bombillo y Juanita dijo “catarata”, mostró un dromedario y Juanita opinó ”cenicero”.  El doctor tampoco término la prueba. Abriendo tamaños ojos, soltó el cartón número siete y la acompañó a la puerta. El reporte  llegó tres días más tarde: “le sobra imaginación” Debe evitar carreras relacionadas con artes y letras, que serian peligrosas para ella. Podría ser una buena química o, en el peor de los casos estudiar computación”
El tercero no fue un psicólogo sino un centro que llevaba algún nombre pomposo: Instituto Científico Internacional de Vocaciones y Orientaciones Profesionales ICIVOP, o algo así. Allí los exámenes eran mucho más técnicos. Nada de dromedarios, sofás, enanos en columpios ni teteros. Tan solo manchas. De distintos colores y formas. Juanita tenía que decir a que se le parecía cada mancha. De sus respuestas los científicos iban a deducir en que debía ganarse la vida. Después de que Juanita les invento parecido a 42 manchas, una voz pregrabada la felicito. Era el final del test. El reportaje aconsejo gravemente, y en mimeógrafo, que Juanita siguiera “la noble vocación del sacerdocio, con la seguridad de que llegara a ser obispo coadjutor”, como carrera alternativa, la de oficial de artillería.
Preocupado, acudí al colegio. Me recomendaron a un profesor que se había encargado de guiar a las últimas promociones de bachilleres del plantel. Juanita asistió ansiosa a la entrevista. Estaba preparada para todo. Para dromedarios en columpios, enanos comiendo cocadas, gatos tejiendo canastas y manchas variopintas. Pero esta vez fueron preguntas. Preguntas absurdas a las cuales Juanita opto por responder con contestaciones no menos absurdas, por si allí radicaba el secreto del  examen y de su futuro.
-Supóngase-  preguntó el orientador profesional- que usted está en alta mar, naufraga en una balsa, muriendo de la sed y del hambre ¿Cuál es su color preferido para una sobrecama doble?
-Asada tres cuartos- contestó Juanita sin vacilar
- -Un panadero necesita cuatro huevos para amasar trece panes, y seis arrobas de harina para 378 panes. Un día solo consigue 68 huevos y media arroba de harina.
Dígame entonces ¿cuál era la novela favorita del papa Pio XII?
-     -Subiendo a la derecha contestó Juanita sin pestañear-
-Usted está amarrada a un árbol en medio de la selva, escucha un ruido y ve venir un tigre. Mientras tanto, encima de su cabeza empieza a descolgarse una boa .El cuchillo salvador ha quedado enterrado en el cadáver del caníbal. Pero el cadáver salió a almorzar y la boa no habla español ¿Cómo le explico a mi hermano que no puedo prestarle el carro?
- -Insertando la pieza identificada como AC en la ranura de seguridad de la plaqueta amarilla.
El orientador profesional dio por terminada la entrevista después de veinte minutos .El correo urbano trajo ayer tarde su reporte. Decía: “se le aconseja estudiar la carrera de orientación profesional”
Juanita aun no sabe qué camino coger
DANIEL SAMPER PIZANO 

PISTAS PARA LA REFLEXIÓN:
Daniel Samper otra vez de forma jocosa  y caricaturesca saca a la luz  una situación que suele ocurrir en los procesos adelantados por los profesionales en psicología y otros que realizan procesos de orientación profesional o selección de personal en empresa, colegios  o consulta privada.
Los psicólogos y psicólogas que aparecen retratado en el texto quedan ridiculizados por los reportes tan desatinados que generan las pruebas aplicadas. Queda entonces la pregunta El error esta en los psicólogos, los test, el método o el marco teórico que cada uno de ellos tenían y desde el cual dirigió el proceso de orientación profesional.
Uno de los primeros conceptos que se debe aclarar es que la psicología no existe. Existe son psicologías, en cuanto que existe diversas propuestas teóricas que pretenden dar cuenta de lo psicológico en la persona humana. Por esa razón conocemos psicólogos con orientación psicoanalítica, comporta mental, humanista o sistémica. Son psicólogos pero tienen diferente enfoque en su concepción de la persona humana, y lógicamente que desde allí dirigen su proceso de atención y orientación.
Para la propuesta teórica llamada fenomenología la persona humana es insondable y profunda. Solo ella puede conocerse y  definirse .No es posible abordarla desde fuera de ella misma y menos con instrumentos que se arroguen la cientificidad estadística. Existen propuestas teóricas que asumen a la persona humana como un ser natural y así mismo su conducta la cual haría susceptible de ser abordada por instrumentos técnico científico y por tanto definírsele desde fuera de ella misma.
Quedan los test, que son instrumentos elaborados de forma técnica apoyados en la psicología y la estadística y que buscan reducir los niveles de error en los conceptos que emiten los evaluadores .Estos materiales no son malos ni buenos per se. Todo depende de la forma y de la dirección que se le dé.
Personalmente creo que el error en que incurrieron los psicólogos de la lectura consistió en ignorar a la persona que estaban evaluando y centrase solo en el instrumento a utilizar. Confiaron más en la técnica, en sus métodos y se olvidaron de la vieja pregunta que un día, Edmund Husserl, les hizo a las ciencias de las personas, ¿DE QUE SON CIENCIA ESAS CIENCIAS?
Si la psicología es ciencia de las personas debe atenerse a las características que la persona  tiene .No se habla del individuo  o del sujeto. Se la aborda en toda la integralidad y totalidad que ella tiene y es En este enfoque no se la reduce a uno de sus aspectos que es la conducta.
Una de esas características, ya planteadas por teóricos como BRENTANO, y otros,  es la INTENCIONALIDAD.
La persona humana es intencional. Si se quiere entender su conducta debe acudirse a la intención que le subyace y que solo la persona puede explicar, ello implicaría lógicamente contar con ella misma .Frente a la dicotomía en que lo natural se explica y lo intencional se comprende ,se asume entonces como método de abordaje la comprensión.
Y ¿donde, entonces quedan los test?
Los test son instrumentos que pueden utilizarse como indicadores teniendo siempre como marco de referencia los sentimientos de la persona y su juico subjetivo sobre ella misma. Se pueden convertir en herramientas valiosas cuando quedan sometidos a la dirección de la persona y pasan de ser un fin para convertirse en lo que verdaderamente son: MEDIOS.
Existen, por ultimo dos formas de elaborar un reporte. La heterodefinición y la autodefinición. En la primera se le aplica a la persona el test y luego se califica sin contar con ella, en la segunda se le pide a la misma persona que intente definirse dándosele pautas y guiándole el auto cuestionamiento para que al final sea ella misma la que logre conocerse y definirse
OSCAR SUAREZ



TESTAMENTO MORAL A LOS SUAREZ

Amigo lector:

A continuación, encontrará el testamento que nos dejó a los Suárez, el bisabuelo José Vicente Suárez Machado en 1936.

Si su lectura aporta elementos de sabiduría a su vida, agradecerá el atrevimiento de su inclusión en este blog.

Por el contrario, si no pasa de ser un documento privado, sabrá usted disculparme:

            TESTAMENTO MORAL A LOS SUÁREZ

Mañana cuando el sol de mi existencia oculte con perpetuidad sus furtivos rayos en el océano insondable de la eternidad, y la luna con sus pálidos reflejos bañe las campiñas, los bosques y los prados, y que mi cuerpo descanse bajo la sombra de una cruz, quiero que este escrito sea como el árbol al cual deben ceñirse mis hijos. Mis disposiciones les serán leyes infringibles y la estrella polar que los guíe hacia el puerto de la ventura.

Que el derrotero que les indico sea el que sigan sin interrupción, y la senda que hasta la vez, a pie enjuto han transitado, no deben apartarse de ella hasta alcanzar la cima del ideal único que pueden ambicionar para la conquista dela propiedad, la seguridad y el respeto. Brújula que marca este rumbo; la cordura y la prudencia al hombre sensato. En el Sinaí de mi humilde pero pacífico hogar, en donde con mi amada e inolvidable esposa Emiliana, y mis hijos, viví 17 años y meses en ejemplar armonía, en medio de la ardiente zarza del amor paternal y con la autoridad del pontífice, les escribo el decálogo que contiene el mandato que, incondicionalmente, deben obedecer:

1.     Reconocer y reverenciar a Dios, fuente de toda bondad y de toda misericordia, consagrándole amor como supremo hacedor de todo lo creado, rindiéndole homenaje a su divinidad tributándole agradecimientos como benefactor, doblegando la cerviz ante sus designios, como al fin, ser único a cuya voluntad estamos sujetos; ser respetuosos y obedientes a la autoridad legalmente constituida.

2.     Ser honrados, trabajadores y verídicos aún a costa de sus vidas; abstenerse de entrar en pactos irreflexivos e inconsultos, y en compromisos dificultosos; no inmiscuirse en asuntos que se relacionan con el Estado, reservando estas atribuciones a los que tengan mayor facilidad de propender por el bien de los gobernados.

3.     Tener como norma la razón, la equidad y la justicia, apreciando en lo que vale la confianza que se les deposite al juzgarlos de buena fe y limpia conciencia, si llegare el caso de confiárseles intereses en cualquier forma y para determinado fin.

4.     Nobles de corazón para perdonar las ofensas irrogadas por sus semejantes, borrándolas, de hecho, de la mente aunque sean de mayo magnitud; disimulo y tolerancia para con aquellos que las más de las veces se les conviertan en enemigos gratuitos, y deban perdonarlos para que a su vez, otros los hagan con ellos. Como doctrina sentada está que mientras mayor sea la ofensa, mayor satisfacción hay en disimularla, de la misma manera que, mientras más alto está el sol, más sombra da sobre la tierra.

5.     Concentrar el pensamiento y meditar en la profundidad del misterio del porvenir, para no envanecerse con los pocos días que puedan venirles de bonanza; que el humo de la prosperidad nunca asfixie sus pulmones y que tenga siempre a su vista esa constante fluctuación a que está expuesta la humanidad que, hoy es una y mañana es otra, fijarse con atención en el eje sobre el cual gira la rueda caprichosa de la fortuna y observar en ella que, tan pronto se apoya una parte sobre la tierra, cómo luego se ve en la parte opuesta, y siempre tener a la vista el cuadro bosquejado con el pincel del mañana.

6.     Estudiar incasablemente, leyendo y releyendo en las páginas del libro de la humanidad, haciendo el análisis correspondiente para su acertada comprensión porque todas las cosas tienen dos fases, una que se ve y otra oculta, y, ésta es la realidad.

7.     Alejarse en todo de las malas compañías que son la perdición de los que en su brazos se entregan, pues las malas compañías son el virus purulento que se inocula en el cuerpo social, ser cautelosos para evitar la sugestión que, con artística magia, ponen en juego los maleantes para cogerlos en sus garras, especulando su inexperiencia. En cambio sí rodearse de elementos sanos, de personas probas, de juicio de sindéresis y recto criterio cuyos consejos y exhortaciones sean antorchas que disipen las tinieblas del error.

8.     Ser consecuentes y leales en la amistad que es vínculo sagrado que imprime carácter en las lamas nobles y en corazones sensibles y respetuosos en este campo, requisito indispensable para que sea perdurable, pues la amistad está en todos los labios pero en muy pocos corazones; nunca entregarse en brazos de los aduladores, de los veletas, tránsfugas ni venales, desconfiando hasta lo sumo de aquellos a quienes no hayan llegado a la plenitud del conocimiento de sus hechos.

9.     Nunca, ni por ninguna causal, delatar los secretos que les hayan revelado, ni activa ni pasiva, que sean siempre, el santuario en donde oficia el sacerdote de la confianza, pues a la inversa, el infringir esta confidencia obedecerá a imprimir sobre su frente estigma detestable de la falsía y la traición nivelándose con Judas.

10.       Caritativos, hasta donde los lindes de la posibilidad lo permitan consolando al contristado, enjugando las lágrimas del que llora, mitigando los pesares del que sufre, lenitivo del que se halla en penas y atenuantes del indigente; estar de pie al borde de lecho del moribundo cuando ya en el estertor sus manos lívidas y trémulas no puedan estrechar el crucifijo.

Comunicativos y filántropos con los que en un lóbrego calabozo expían crímenes, cuyas víctimas las más de las veces, son hechuras de las injusticias que fraguan personas de pasiones ruines y mezquinas, fruto de la inquina que anida en corazones depravados y almas de bajo temple.                   

Además de las prescripciones antes estipuladas donde están encarnadas las emanaciones de mis sentimientos y los brotes de mi corazón, no es redundancia significarles a mis hijos que el hombre debe ser ecuánime, serio en sus actos, reflexivo para no obrar al impulso de las primeras impresiones, para la debida armonía en que hay que mediar con los conciudadanos, es ineludible analizar su carácter y su idiosincrasia y, con mayor razón, con quienes nos ligan vínculos familiares y aquellos con quienes estamos en relación directa, respetando sus dictámenes y aún su religión. Ahora, si estos deberes son forzosos para la sociedad, ¿cuál y cómo deberán tratarse y qué sistema de fraternidad es el que debe implantarse entre los hermanos? ¿Qué precedente debe sentar, digno de aplauso y de imitarse, por lo edificante entre seres mitades del corazón, parte del alma y sangre emanada de las venas de sus progenitores?

No se crea que la felicidad está vinculada en las riquezas, que en los haberes está complementada la dicha y la ventura y el que tal, que con ésta se envanece, es un miope y el que en ellos las funda, es como el que edifica sobre arenas. No es el peculio el que constituye la dicha, no; la verdadera felicidad se basa en la tranquilidad de la conciencia y en la satisfacción del deber cumplido.

Ojalá y así lo espero que el contenido de estas líneas surta el efecto al cual se encaminan mis aspiraciones y que al estamparlas en este papel, con los picos de mi pluma por no poder de otro modo, auguro sí la esperanza que cuando baje a la fría fosa queden esculpidas con signos indelebles en el corazón de mis hijos.
¡ESTA ES LA VOLUNTAD DEL PADRE AMANTE!
                                                                                             Cartago, Julio 17 de 1936
José Vicente Suárez M.
                       
ORACIÓN PARA FINALIZAR

Creo, Señor, que al fin de la noche,
No está la noche sino la aurora.

Creo, Señor, que al fin del invierno,
No está el invierno sino la primavera.

Creo, Señor, que al fin de la desesperación,
No está la desesperación sino la esperanza.

Creo, Señor, que al fin de la espera,
No está la espera sino el reencuentro.
Creo, Señor, que al fin de de la muerte,
No está la muerte sino la vida.

Joseph Folliet.